Destacada

Donde fueres, juega a lo que vieres

De esto hablaremos en este post: de juegos y deportes

¿Hay algo más universal que los juegos a lo largo y ancho del mundo? Desde pequeños hasta bien entrada la vejez seguimos jugando, y en cada cultura, país o región tienen sus formas propias y tradicionales de entretenimiento que dicen mucho de su gente, forma de ser e historia.

Dado que este blog está centrado en los usos y costumbres de Cantabria en esta entrada hablaré de los juegos más típicos de su población. Los hay para todos los públicos y edades.

Yo llevo unos pocos años viviendo con ellos (a los cántabros, me refiero), y he podido practicar alguno, ser espectador en otros y en el resto simplemente he buscado información para que lo conocieras.

Antes de empezar me gustaría puntualizar que algunos de estos pasatiempos/deportes son compartidos en la zona norte de España, no solo en Cantabria, sino que los practican también en las vecinas País Vasco y Asturias.

Otras de las curiosidades de algunas de estas modalidades “modernas” de ocio de pueblos y aldeas rurales son que hace años eran trabajos y tareas cotidianas, se necesitan materiales sencillos para su práctica y que servían para medir su fuerza, habilidad y destreza.

Veamos algunos de estos juegos y deportes que aún hoy tienen muchos seguidores y practicantes en la tierruca.

Los bolos

Este es el juego rey de los cántabros y, según dicen en la página web de la Federación Cántabra de Bolos, cuenta con cada día más federados. No creo que dijeran lo contrario, pero bueno.

Existen muchas modalidades, siendo el Bolo Palma el más extendido, aunque también están el Bolo Pasiego (de la zona de la Vega de Pas, de donde proceden los sobaos del que te hablamos otro día), el Pasabolo Losa y el  Pasabolo Tablón.

Vista panorámica de los bolos antes del impacto

Ni se te ocurra llamarles petanca, bowling o de otra manera que no sea “Bolos”, ya que correrás peligro de ser tumbado como si fueras un bolo.

Para que conozcas más esta disciplina te invitamos a navegar un ratuco por la web de la Federación que cuenta cosas muy curiosas de este juego.

La Rana

Se desconocen sus orígenes, aunque generalmente se asocian a las tabernas y a los bares que tienen las mesas de la rana para disfrute de sus clientes.

La mesa de la rana

Sin embargo, cada vez veo más mesas particulares en las casas de la gente y el otro día unos campistas se la llevaron para jugar ahí.  Con lo que ocupan en el coche.

El juego consiste en introducir los discos metálicos en la boca de la rana o en otros artilugios y orificios. Cada jugador dispone de 10 fichas que va lanzando, de una en una y de forma consecutiva, hacia la mesa con el objetivo de introducirlas por la boca de la rana lo que le daría la máxima puntuación o en los otros orificios que tienen distintas puntuaciones.

Una vez finalizado el lanzamiento de las 10 fichas de un jugador se abre el cajón y se contabilizan los puntos con arreglo a las fichas que hay en cada compartimento.

Hacerse el cántabro es fácil si juegas a la rana

Las palas

Este deporte es el rey y la banda sonora de las playas cántabras, no solo en verano si no cuando el sol hace el mínimo acto de presencia.

De este entretenimiento ya hablamos en otra entrada anterior sobre sus orígenes, reglas y demás curiosidades de este deporte no olímpico, aunque debería por afición y popularidad.

Lo único que has de saber es que las palas pesan lo suyo y que el juego es intercambiarse pelotazos el mayor tiempo posible sin que esta caiga a la arena o le dé al cuerpo del rival. Bueno, también puedes saber más cosillas en esta web dedicada a las palas cántabras.

¿Y los jugadores? Se estarán refrescando después de pelotear

Yo lo he probado, pero necesito mejorar, soy malo tirando a muy malo, pero me encanta el sonido del impacto de las bolas contra las palas.

Salto Pasiego

Esta actividad, practicada únicamente en el valle del Pas, consiste en hacer el salto longitudinal más largo con un único apoyo de la base de un palo, “palanca” o pértiga.

Los “jugadores” utilizan la vara denominada palu o palancu (de unos dos metros de largo) para desplazarse por un perímetro marcado, brincando al apoyar el palu, de forma que avanzan lo más posible en cada clavada del mismo.

Peligro: No lo probéis en vuestras casas

Yo no lo he probado nunca, pero dudo que se me diera bien, ya que el equilibrio no acaba de ser mi fuerte.

Corta de Troncos con hacha o con sierra

Se puede jugar de forma individual o por parejas. Pueden colocarse los troncos en posición vertical para que se corten de lado, o también en ponerse en posición horizontal (para que se sitúe cada concursante con los pies encima del tronco). En esta modalidad, gana quien consigue cortar los troncos en el menor tiempo posible.

No me gustaría ser el árbitro de esta contienda

Nunca he coincidido en ningún pueblo o festividad que estén jugando a esto, así que no puedo juzgar si es divertido o solo peligroso.

Tiro de la Cuerda

Este sí que lo conoces, ¿verdad? Seguro que has jugado en el patio del colegio a arrastrar al equipo contrario haciéndole pisar/rebasar una raya central indicadora que separa los terrenos de cada uno.

Pues resulta que en Cantabria juegan de manera más PRO con un árbitro/juez de la contienda. Se coloca la soga estirada y en su punto central se amarra un pañuelo, marcándose en el suelo, y en el mismo lugar del pañuelo, una raya que señalará el límite al que puede ser arrastrado cada uno de los equipos sin perder. El equipo que, arrastrado por el adversario, supere la línea central, será el perdedor de la primera tanda. Los equipos cambian de campo con el fin de eliminar las posibles ventajas derivadas de la inclinación o estado del terreno y, en las mismas condiciones se inicia la segunda tanda.

A eso he jugado yo en el cole, aunque la foto es de otra época

Tiro de palo o al garrote

Otra prueba de fuerza, propio de zonas rurales, que no he visto ni practicado, pero del que hay referencias bibliográficas y en Internet.

Los dos competidores se sientan frente a frente, apoyando sus pies en una tabla de separación, y agarrando un robusto palo o garrote de madera. En el primer encuentro comienzan agarrándolo por los extremos, y en la segunda agarrándolo por el centro. El objetivo de ambas pruebas es tirar del palo o garrote hasta conseguir levantar de su sitio al contrincante.

Ahora en serio, ser juez en estos juegos no mola nada

Carrera de ollas

Mira, este juego/deporte parece divertido. Nacido de la tradición de ir desde la casa a por agua o traer desde el establo la leche ordeñada, esta modalidad consiste en cargar a cada corredor con dos ollas metálicas llenas de 45 litros de líquido (generalmente agua). Cada participante las coge con las manos y debe recorrer un circuito, yendo por un lado de la cuerda y volviendo por el otro. Gana el competidor que realiza el mayor número de largos en un tiempo determinado.

¿Luego se beberán lo que hay dentro? Estará todo movido.

Carrera de belorta

Es la carrera de ollas pero versión cesto de hierba (Belorta). Cada concursante usa su palu o “palanca” para llenar un gran cesto con hierba segada previamente, se lo carga a la espalda y se pone a correr alrededor de un circuito, ganando el que más veces lo haga hasta que acabe el tiempo.

Ahora podría decirte que soy yo, como no se ve la cara del paisano.

Me lo apunto en la lista, aunque no tengo prao ni jardín.  

La Gallibarda

Este pasatiempo consiste en hacer surcos lo más largos posibles en el suelo, desde el hoyo de los contrarios, arrancando tapines (pedazos de tierra). Los jugadores se colocan en un círculo, cada uno sobre su hoyo o “jitu” a una distancia de 1 metro más o menos. El jugador al que le corresponde iniciar el juego lanza la gallibarda hacia su compañero de la derecha que debe golpearla para alejarla lo más lejos posible dentro del espacio de juego. En el tiempo que el gallibardero tarda en ir a buscarla, volver y clavar la punta del palo en su hoyo, los demás jugadores hozan o escarban con sus palos en su “jisu” intentando arrancarle el mayor número de tapines que llevarán, cada uno, a su hoyo. A continuación, pasa a ser gallibardero el siguiente por la derecha hasta finalizar la ronda. Se entiende que es el perdedor aquel al que le falten más tapines o terrones, midiéndose las distancias generalmente por pies.

En el año 2005, Santander acogió una exposición sobre juegos tradicionales de la que podéis ver algunas imágenes y actividades lúdicas de otras épocas.

Desde aquí agradecer al Museo del Juego por ser la fuente de información de muchos de estas formas de entretenimiento y deportes, ya que sin ella este post no hubiera sido posible.

Dicen que “Donde fueres, hay lo que vieres”, así que también podríamos añadir “…y juega a lo que vieres”.

¿Y tú, conocías estos juegos? ¿Hay algún otro típico de Cantabria que se nos haya quedado en el olvido?

Esperamos tu opinión, comentario y/o aportación.

Si pruebas el rico sobao pasiego rechazarás imitaciones

Amigo lector, una de las cosas más sagradas que hay en Cantabria es el comer. Pocas bromas con el comer…cio.

No es de extrañar pues que empiecen, merienden o acaben el día degustando uno de los productos más típicos de esta tierra. Sí, como bien has adivinado, nos referimos a los sobaos.

Antes de entrar en materia quiero dejar claro que son “Sobaos”, no “Sobados”, ni nada tienen que ver con los famosos Sobaos Martínez, que es lo primero que te sueltan algunos cuando oyen hablar de este dulce.

¿De dónde vienen?

No hay una fecha exacta del nacimiento/lanzamiento del primer sobao pasiego, pero se dice y se comenta que provienen de la comarca del Pas desde hace más de 100 años.

¿Por qué se llaman así?

Ya lo descubrirás con tus propias manos cuando amases los ingredientes de la receta de los sobados que te ofrecemos unas líneas más abajo. Para que la mezcla quede buena y esponjoso “hay que sobar bien la masa” y de ahí nació el nombre del popular sobao.

¿Es un bizcocho?

No, muy a pesar de lo que diga la definición del vocablo sobao reconocido desde 2010 por la Real Academia Española de la Lengua (RAE):

Bizcocho hecho con una masa a la que se añade aceite o manteca de vaca, cocido al horno en un envase de papel.

Sentimos llevarles la contraria a los académicos, pero quién haya probado un verdadero sobao pasiego desmentirá con rotundidad esta definición, ya que de bizcocho tiene poco o nada.

Se conocen tres tipos de sobaos denominados primitivo, antiguo y moderno.

La elaboración primitiva era a base de pan, mantequilla y azúcar, tiempo después se incorporó a esta receta la ralladura de limón, huevos y unas gotas de ron o anís y posteriormente, allá por el año 1896 se sustituyó el pan duro que se utilizaba para hacer los sobaos por harina, convirtiéndose en la precursora de los sobaos modernos que tanta fama han otorgado a la Vega del Pas.

¿Qué llevan y cómo se hacen?

Ay qué golosos sois, veo que os ha entrado el apetito y ya queréis probar de hacerlos y degustarlos.

Para eso te incluyo la receta con los ingredientes y el paso a paso, y ya verás como que quedan como el de la foto.

Los ingredientes del auténtico sobao pasiego

Yo no lo mojo con nada, pero para gustos los colores, así que te invitamos a probarlos y decirnos si realmente son tan ricos y gustosos como habrás oído.

¿Los mejores sobaos de Cantabria?

Es la típica pregunta que me hacen amigos y familiares cuando vienen de visita y quieren llevarse un recuerdo gastronómico de su estancia en la tierruca.

Yo he probado bastantes, algunos de mejores, regulares y otros peores, y puedo concluir que Casa Ibañez, Luca, El Andral o El Macho son los más conocidos y reconocidos.

Vale, me habéis pillado. No me quiero mojar y dejo en vuestras manos la elección, la decisión y luego me comentáis a ver.

Desayuno cántabro 100%

Es tal el éxito de los sobaos pasiegos que algunas empresas organizan talleres en grupo para aprender a amasar sus propios sobaos y mientras están en el horno hacer una visita guiada por el Museo del Sobao.

¿Y tú, qué experiencia has tenido con el sobao pasiego? ¿Lo conocías? ¿Cuál es tu preferido? ¿Los haces en casa?

Cantabria no baila en TikTok

Cantabria TikToker

Amigo lector, hace meses que tengo un tema rondando por mi cabeza y no he encontrado el momento ni la forma de traerlo al blog hasta ahora. Voy a darte una pista: vídeos cortos dónde aparece la gente bailando, ligera de ropa, haciendo bromas o sketches y cuyo público es mayoritariamente joven. ¿Sabes de qué red estoy hablando? Exacto, del TikTok y los tiktokers, y cómo muestran Cantabria a través de sus contenidos audiovisuales.

Llevo ya un par de años con una cuenta abierta en esta red y sigo sin encontrarle el punto ni la gracia. Intento publicar de vez en cuando y realmente se consigue bastante reacción en cuanto a visitas, pero apenas veo que la gente comente o reaccione a esos vídeos.

Siscu, muy interesante este rollo preliminar, pero… ¿qué tiene que ver el TikTok con tu blog socioturístico?

Un reclamo turístico para los tiktokers

Me gusta que me hagas esta pregunta, ávido lector. Vengo a hablarte de esta red por el potencial que dicen que tiene como aparador y promotor turístico.

Al abrigo de la etiqueta #Travel y #TikTokTravel son cada vez más los usuarios que comparten sus experiencias viajeras adaptadas a lenguaje visual y textual tiktoker.

A ver, Instagram sigue siendo de momento la red de redes para el turismo, pero TikTok está empezando a posicionarse también en este terreno.

Si habéis seguido mis entradas anteriores ya sabéis que soy instagramer y que he dedicado ya algún post a mostraros la Cantabria más compartida en esta red social.

TikTokers destacados en Cantabria

La gran estrella cántabra en esta red es una influencer de 20 años, que yo no conocía, llamada Lucía Fernández y que acumula más de 1,4 millones de seguidores y 93 millones de likes en Tik Tok. ¿Cómo te has quedado? ¿Pa’qué te dirás?

Portada del Tik Tok de la influencer cántabra Lucía Fernández

Pues oye, con esas cifras ya puedes vivir un poco de estar en las redes sociales, las marcas se te acercan para que promociones sus productos en tus videos (de la forma más natural visible) y sacarle partido del impacto que tienen tus publicaciones.

Le he estado echando un vistazo a su cuenta y no veo por ningún lado que promocione el turismo ni su región, así que no nos sirve para lo que veníamos a contar en este post.

Sigamos buceando por TikTok a ver si encontramos otras cuentas que sí que publiquen vídeos promocionales y turísticos de la tierruca.

Si ponemos en el buscador la palabra clave “Turismo Cantabria” nos aparece en primer lugar la cuenta oficial de Turismo de Cantabria: Cantabria Infinita.

Obviamente en esta cuenta sí que encontramos vídeos promocionales de la región. Del mar, la montaña, la naturaleza, los amaneceres y atardeceres, su gastronomía y otras experiencias que puedes vivir al visitar Cantabria.

Vídeos turísticos de CantabriaInfinita en TikTok

Siguiendo la misma pista hemos buscado a ver si la Oficina de Turismo de Santander tenía usuario en Tik Tok y la hemos encontrado aquí aunque es realmente poco activa y cuenta solo con 3 vídeos grabados durante el confinamiento para la campaña de “Pronto en Santander”. Un poco pobre, la verdad, me esperaba algo más de actividad.

El TikTok oficial de Turismo de Santander es poco activo

Una de las paradas clásicas de las visitas turísticas a Cantabria es el Parque de Cabárceno. Hemos echado un vistazo y comprobamos que efectivamente tiene cuenta en esta red donde comparten vídeos de muchas de las 120 especies de animales que ahí conviven.

El Parque de Cabárceno sí que está en TikTok.

Otra de las cuentas más populares y exitosas en Cantabria, sobre todo para los cántabros exiliados, es la del Tomavistas de Santander que también ha querido llegar a su audiencia más joven a través de TikTok con sus vídeos costumbristas del día a día en la región, sobre todo su capital.

El Tomavistas es bastante activo en TikTok

Otros tiktokeros cántabros, no turísticos

He dejado para el final a melodjoperez, el alter ego de Rafael Perez Revilla en TikTok y que nos ha asesorado a la hora de preparar este artículo, dónde comparte consejos y tips para mejorar el uso de esta red y del social media, y tener más impacto.

Para mejorar en esta red no te pierdas esta cuenta

Otra cuenta original es la de Andrea Holm que fomenta el aprendizaje del inglés a través de Tik Tok con sus píldoras audiovisuales.

¿Quieres una más de propina? ¡Si es gratis, jajaa! Pues claro, la que faltaba para el post, la mía.

¿Aun no sigues a @vivarcisco en Tik Tok? No tienes vergüenza.

¿Siscu, tú qué opinas?

Supongo que si has llegado hasta aquí tragándote todo este rollazo es porque esperas que te dé mi opinión sobre esta red social o plataforma de vídeos, que la llaman también.

Pues mira, te diré que no le acabo de encontrar el punto a TikTok, ni como red ni como cuadro ni como programa de humor.

He visto usuarios con vídeos graciosos, perfomances curiosas y sketches, y luego millones de bailes y mucho mercado de carne. Ya me entendéis.

¿Se consigue más impacto que en otras redes más convencionales? Sí, pero sin más interacción que esa visita, muy poco likes y aún menos comentarios. ¿Qué te aporta esa visita si no te deja ni comentarios ni nada?

Siempre he dicho que TikTok es de gente joven para gente joven, pero sentía curiosidad por ver como las empresas adaptan su lenguaje y sus mensajes para llegar a esa audiencia.

Yo paso sin pena ni gloria por esta red hasta que el otro día me dio por subir un vídeo comiendo Calçots en Cantabria (de la que tenéis una entrada en el blog) y no sé ni cómo ni por qué, pero se volvió superviral con más de 5.000 visitas. Teniendo en cuenta que tengo 28 seguidores, no está nada mal. Y solo se veía un tío mojando el calçot en la salsa. Quizás fue por eso, quién sabe. A la siguiente publicación ya volví a mis números habituales.

No me diréis que TikTok no tiene su misterio.

Pero bueno, para convertirse en una herramienta de aparador turístico aún le falta mucho, como mínimo en Cantabria que se trabaja poco y bastante mal si queremos captar el interés de ese público.

¿Conoces algún otro TikToker que promocione Cantabria de alguna manera?

El Faro de Okuda es una tómbola de luz y color

Querido lector, el pasado mes de junio os hablaba de la huella artística de Okuda en la tierruca y ya os avanzaba que su décima intervención estaba en camino.

Dicho y hecho. En seis meses ya se ha culminado esa obra y el faro de Ajo ha cambiado su tradicional color blanco por la multicolor marca de la casa del artista cántabro.

La polémica está servida, la obra no ha dejado indiferente a nadie, ni por su impacto ni por su coste.

Lo que no se puede negar es que esa falta de unanimidad en el proyecto no ha hecho más que alimentar el morbo y que aún más visitantes se hayan acercado a verlo, llegando a la nada despreciable cifra de 40.000 turistas en solo tres semanas.

Faro blanco o faro multicolor

Los detractores aseguran que el Faro no debía haberse tocado y menos en los tiempos que corren mientras sus defensores aplauden que se haya convertido en otro punto de interés turístico, un revulsivo para la zona y por su originalidad.

El desacuerdo con el proyecto llevó a que Cinco Asociaciones culturales pidieron, sin éxito, su paralización, y la coalición Izquierda Unida lo ha llevado a la Fiscalía para que investigue lo que ellos consideran un “atropello patrimonial”.

El tercero en discordia, el propio artista, se manifestaba de este modo en esta entrevista que levantó ampollas por sus afirmaciones.

Una intervención con su estilo, pero sin personalidad

Perdonadme que me moje, pero personalmente creo que esta intervención debería haberse aplazado ya que no era para nada prioritaria. Además, encuentro que evidentemente la obra lleva el sello colorido de Okuda pero le falta personalidad, un toque con motivos más marineros dado su situación geográfica.

Quién haya visto alguna obra de Okuda ya las reconoce, y el Faro es una más, pero sin destacar especialmente, salvo por la belleza paisajística de su ubicación.

¿Se ha exagerado o qué?

Sea como fuera el Faro ya está pintarrajeado, en principio durante los próximos 8 años, y está recibiendo la mirada de muchos curiosos.

No sé lo que opinarán ellos, pero sí que me gustaría saber qué opináis vosotros.

¿Os gusta como ha quedado o preferís el original? ¿No le falta un poco más de originalidad respecto a otras obras de Okuda?

!Qué la música no pare en tiempos de Covid-19!

Querido lector, sé que el maldito virus nos está trastocando los planes habituales y nos obliga a adaptarnos de la noche al día a la mal llamada nueva normalidad.

¿Por qué digo “mal llamada”? Porqué observo que en muchos casos esa realidad es la misma que antes lo que ahora vestimos mascarilla, algunos mal puesta con la nariz al aire, nos echamos gel hidroalcohólico antes de entrar a los sitios y nos hemos descargado una aplicación del gobierno (Radar Covid) para saber si estás en una zona caliente del virus e informar anónimamente en caso de dar positivo.

Ahh, bueno, algunos también han dejado de darse besos y abrazos para mantener la distancia social, aunque muchos otros se codean o se creen inmunes al bicho y se relacionan como hasta ahora.

Vaya introducciones que haces, hijo. Perdonadme, pero hay que contextualizar las cosas que luego no se entienden.

La cultura no es contagiosa ni peligrosa (con medidas)

Pues eso, que a pesar de todo esto y los malos augurios de la OMS, los rebrotes, confinamientos y la polémica vuelta al cole, hay que intentar seguir haciendo nuestra vida, y eso incluye, si te gusta algún grupo/grupos, ir de concierto.

Eso es lo que hicimos el pasado 16 de agosto para ir a ver a uno de nuestros grupos favoritos, la Billy Boom Band, dentro del Festival Viva La Vida Torrelavega que se celebró en Cantabria durante los meses de julio y agosto.

Si seguís leyendo os explicaré como fue el concierto, las medidas y protocolos que tomaron y nuestras sensaciones como espectadores y disfrutones. Si no seguís, agradeceros que hayáis llegado hasta aquí y espero veros otro día o leyendo alguno de mis otros fantásticos posts.

¡Cuenta ya cómo fue el concierto, pesao!

Ya voy, ya voy, hay que ver que ansiosos son algunos lectores, jajaja.

Vayamos por partes. El concierto era al aire libre en los exteriores del recinto Ferial “La Lechera” de Torrelavega y al comprar la entrada podías elegir entre tres ubicaciones, con precios distintos, y una de ellas con mesas para consumir.

Nosotros elegimos la opción intermedia que estaba “cerca” del escenario y con sillas separadas por unos dos metros, una al lado de la otra.

El concierto empezaba a las 8 y las puertas se abrieron una hora y media antes para pasar el control de temperatura, higienizar tus manos con gel y buscar tu asiento.

Para ser previsores y aparcar con tranquilidad, llegamos a la zona del recinto un rato antes y nos tomamos algo hasta que a las 7 fuimos para allá. No sabíamos la gente que habría y si habría “colas” para acceder de forma segura.

Ambiente Antes de Empezar el concierto

No sé la gente que ha ido al resto de conciertos del Festival, pero el de la Billy Boom Band, el único que daban en Cantabria este verano, estaba lleno por la mitad. Daba hasta cosilla girarse para atrás y ver tantas sillas vacías.

¿Y una vez dentro qué…?

Una vez superados los trámites protocolarios antiCovid de temperatura y gel, entramos al recinto y localizamos nuestras sillas justo en el medio. Visión inmejorable.

Justo al entrar ya nos avisaron que los adultos deberíamos permanecer sentados con la mascarilla todo el rato y no podíamos levantarnos a bailar, sólo en nuestra silla. Ese privilegio, de bailar de pie enfrente de su silla sin dar vueltas, se lo reservaban a los peques, los verdaderos protagonistas del concierto.

La sensación era un poco rara, por distinta, pero ya sabíamos a lo que veníamos y ver la banda en directo bien valía cumplir los protocolos.

Debo decir que la organización estaba permanentemente atenta a qué nadie fuera de listo y se bajara la mascarilla más allá de consumir, y más de uno, de dos y tres fueron advertidos por ello.

Instantes del concierto de la Billy Boom Band

A pesar de estas “incomodidades” y el ambiente un poco desangelado, la Billy Boom Band lo dio todo en el escenario y creemos que algunas sillas necesitaron ser reparadas después de los saltos y brincos que pegaron nuestras posaderas al ritmo de sus movidas canciones.

¿Y ahora qué?

Por nuestra parte seguiremos apoyando la cultura en tiempos de Covid-19 y yendo a todos los conciertos que podamos, sabiendo de primera mano que se cumplen los protocolos sanitarios y que los artistas nos necesitan como nosotros a ellos.

La cultura es segura y no podemos permitirnos que se diluya aún más.

Un paseo por SEAntander

Querido lector, hoy vengo a hablaros de la capital de Cantabria.

Sí, de Santander, pero me gustaría hacerlo desde el otro lado porque hablar de Santander también es hablar de mar y de su Bahía que forma parte del “Club de las Bahías más bellas del Mundo” junto a mí no menos amada y añorada Roses (Costa Brava).

Ya no sólo lo dicen, y mucho, los propios santanderinos, ahora ya tiene el reconocimiento y sello internacional.

No es de extrañar pues que la relación del mar con Santander haya sido fuente de inspiración para canciones tan famosas como “Santander, La Marinera” de Chema Puente o “Santander, eres novia del mar” de Jorge de Sepulveda que te invitamos a escuchar en estos vídeos.

Vídeo “Santander La Marinera”
Vídeo Santander “Novia del Mar”

Un paseo por la bahía de Santander

¿De qué os estaba hablando? Ahh sí, del privilegio de vivir en una ciudad con mar y tener la posibilidad de pasearla desde el otro lado, es decir, dejar por un rato el asfalto y embarcarnos para redescubrir la ciudad por su frente más marítimo.

Reconozco que soy un enamorado del mar, aunque le tengo respeto, y no me lo pienso dos veces cuando me ofrecen un plan que implique cualquier tipo de embarcación y alejarme del asfalto.

En mi última boat trip aproveché para hacer algunas fotos que me gustaría compartir con vosotros para que veáis que la belleza de Santander.

¿Zarpamos?

Salimos del puerto de Raos y rápidamente avistamos la famosa Boya 14 de la bocana del puerto, la vieja y la nueva, y pusimos rumbo a la nave Botín, símbolo del anillo cultural y nueva postal arquitectónica de la ciudad.

A su lado, como si no hubieran pasado los años, la grúa de piedra, que ya no levanta embarcaciones, pero sí las miradas de los visitantes.

¿Qué hay a la vista?

Sin tiempo a despedirnos de ella, nos adentramos en el bullicioso Paseo Pereda con el Palacete del Embarcadero, desde donde zarpan y atracan las famosas Pedreñeras, las lanchas que atraviesan a diario la Bahía con destino a Pedreña, Somo y, en temporada estival, a la Playa del Puntal.

Desde hace unos años, el Embarcadero comparte flashes fotográficos con la Farola más famosa de Santander. No hay más que echar un ojo a Instagram para comprobarlo.

Coincide nuestro paseo con la visita del galeón Andalucía que llama la atención desde tierra, mar y aire, una réplica de uno de los buques de descubrimiento y comercio interoceánico que surcaban los mares del siglo XVI al XVIII.

Si nos despistamos se nos pasará de largo otro de los símbolos del paseo Pereda, las estatuas de los Raqueros a quien ya dedicamos una entrada en este blog, que quedan a pocos metros del Club Náutico que abre las puertas del Puerto Chico, el puerto urbano de la ciudad.

¿Qué ven mis ojos?

¿Seguimos o necesitáis biodramina?

Claro, no íbamos a dar media vuelta ahora, y ponemos proa al CEAR Vela Santander, al Palacio de Festivales con su arquitectura leonada y al renovado muelle de Gamazo.

Aminoramos la marcha y disfrutamos de la brisa marinera al pasar por el Museo Marítimo que nos da la bienvenida a los tres primeros arenales de la capital:  La Playa de los Peligros, Bikinis y la Playa de La Magdalena.

En otras ocasiones hemos navegado hasta la Isla de Mouro que despide la Bahía de Santander, pero en esta ocasión fondeamos en Los Peligros para pegarnos un refrescante baño.

Aquí nos anclamos

Espero que hayáis disfrutado del paseo marítimo tanto como yo al recordarlo.

Si no tenéis la suerte de conocer a alguien con embarcación existen una serie de empresas que ofrecen este plan 100% recomendable para descubrir o (re)descubrir la ciudad desde el mar: Santander Bahía Tours o Los Reginas.

Si has llegado hasta aquí y se te ocurren alguna otra parada en la trip boat por la Bahía de Santander te invitamos a compartirla en el espacio de comentarios.

La ruta Okuda por Cantabria

Sigamos las huellas artística de Okuda en la tierruca

Querido lector, en la última entrada compartíamos nuestra experiencia en la llamada “nueva realidad” en Cantabria y dado su éxito teníamos previsto preparar una secuela sobre el avance de la desescalada.

Sin embargo, la actualidad manda y, dado el ruido mediático que está suscitando el nuevo proyecto del artista callejero Óscar San Miguel, que todos conocen como Okuda, en el Faro de Ajo, hemos pensado que es el momento ideal para dedicar una entrada a seguir las huellas de este artista a través de una ruta por las nueve intervenciones artísticas de Okuda por Cantabria.

¿Te apuntas?

Iniciamos esta ruta por la capital, Santander, donde encontramos tres proyectos que muchos de vosotros ya conoceréis.

Se trata de los famosos Murales Serzokudaland, el del Río de la Pila y el más reciente, el lavado de cara y color del colegio Vital Alsar.

Proyecto Okuda en el colegio Vtal Alsar de Santander

¿Qué fue de…?

Si has visitado la ciudad seguro que también te sonará el mural de la Calle Castilla que “desapareció” el año pasado debido al mal estado de la pared, y que no se ha recuperado a pesar de las peticiones de los vecinos de la zona.

Además, durante las Navidades de 2017, el Muelle de Gamazo lució temporalmente la “Kaos Star”, coincidiendo con una exposición del artista en el Palacete del Embarcadero.

Intervenciones temporales

De Somo a Laredo

A pocos kilómetros de allí, Okuda ha dejado su huella en el taller de alfarería de Somo (Waone Chateau) y homenajeó al novelista José Maria Pereda con un retrato en su localidad natal (Polanco).

Aprovechando que estamos en Polanco te animamos a acercarte al Museo de la Naturaleza de Carrejo en cuyo interior te aguarda la estatua del Lobo.

Siguiendo la ruta de la costa en dirección Castro Urdiales nos topamos con una de sus obras más controvertidas, la Oficina de Turismo de Laredo, cuyo valor escapa a mi entendimiento y gusto. Para gustos, los colores, nunca mejor dicho.

ReinOso y los Inmortales

Para la siguiente parada nos trasladamos a la capital campurriana y del frío, Reinosa, para conocer el ya famoso “ReinOso, una obra de mil kilos formada por 200 piezas triangulares de diversos colores.

La última, de momento, huella artística de Okuda en Cantabria la encontraremos en la “vecina” Valderredible dónde pintó un mural homenaje a los mayores y habitantes de la zona en un proyecto bautizado como “Inmortales” que pretendía revitalizar el valle a través de la cultura y el arte del que podéis encontrar más información en este artículo.

El Faro de la discordia

Como ya hemos comentado al inicio del post, el Faro de Ajo podría ser el décimo proyecto de Okuda en Cantabria, aunque esta intervención está dando mucho que hablar y muchas voces se han alzado en contra por el valor patrimonial, uso marítimo de la instalación y el alto coste del proyecto.

Faro Okudiano o el actual, esta es la cuestión

El artista no se mordió la lengua en esta entrevista en El Diario Montañés, suscitando aún más discordia.

Pocos meses antes que el mundo se paralizara, la alcaldesa de Santander, Gema Igual, presentó un proyecto para transformar el malecón de Puertochico que cuenta con una intervención de Okuda como uno de sus alicientes. Veremos si finalmente se lleva a cabo.

Un mundo distinto lleno de color y de vida

Ya habéis visto de que es capaz este artista cuyas intervenciones siempre tienen la misma filosofía…” intentar hacer un mundo distinto, cambiar los espacios, por otros llenos de color y de vida”.

Mapa de las intervenciones de Okuda en Cantabria

Juzgar vosotros mismos si lo consigue a través de sus obras en Cantabria y alrededor de todo el mundo consultando su web.

Si queréis saber más los pensamientos que corren por la cabeza de este artista del surrealismo pop os recomiendo que leáis esta entrevista en El Diario Cantabria.

Ahora ya tenéis un motivo más para venir a conocer Cantabria; seguir las huellas artísticas de Okuda.

Saboreando la nueva realidad

Mascarilla, el outfil imprescindible

Querido lector, desde el pasado 25 de marzo Cantabria está en la fase 2 del plan de salida del confinamiento, lo que los tecnócratas han traducido como Plan para la Transición hacia una nueva Normalidad.

¿Nueva normalidad? No me acostumbro a este concepto, me suena extraño. ¿Estamos haciendo realmente algo novedoso o se trata de hacer lo mismo que hacíamos, pero en un contexto sanitario insólito que obliga a tomar medidas de prevención desconocidas hasta la fecha?

Recuperar el pulso a la vida

Las mascarillas se han convertido desde hace semanas en un accesorio imprescindible en nuestra vestimenta, lo que los modernos llaman outfit, y los geles y el lavado frecuente de manos la mejor prevención frente al contagio del Covid-19.

Después de más de dos meses confinados con esporádicas salidas a comprar y algo de deporte, apetecía ir recuperando el pulso a la vida, aunque sea a sorbitos y con pajita.

Bares que lugares

El primer paso hacia el horizonte de la nueva normalidad fue volver a un bar, a una terraza para ser exactos. Reconozco que nunca me había pasado tantos meses sin pisar un bar, aunque sólo fuera para tomar un café.

Rabas, el aperitivo cántabro por excelencia

Al principio fue una sensación extraña. Te esperas para que te asignen mesa, te desinfectas con gel y ocupas el lugar asignado. Los tradicionales servilleteros han pasado a mejor vida y las cartas ya son digitales y se leen con código QR o bien están pegadas en alguna pared. Las mesas están, o deberían estar más separadas que antes, pero aparte que los camareros te sirven con mascarillas no noté mucho más cambio.

Qué la música no pare

Durante el confinamiento hemos seguido los directos de una de nuestros grupos de música favoritos, la Billy Boom Band, así que cuando nos enteramos que iban a hacer un primer concierto posconfinamiento corrimos a comprar las 100 entradas que pusieron a la venta dentro del ciclo #CulturaContraataca.

¿Por qué tan pocas, te preguntarás? Según los nuevos protocolos de seguridad de los espectáculos hay que dejar dos metros de distancia entre cada asistente, es decir, dos butacas vacías, por lo que el aforo se reduce al 30%. Lo mismo ocurre en el cine y otro tipo de espectáculos, como mínimo en esta Fase.

La Billy Boom Band on live

Entrada y salida con mascarilla, gel desinfectante, aforo reducido y limitación de movimientos. Las sensaciones iniciales eran de una frialdad tremenda, sumado a que es un grupo de rock para familias y teníamos a los hijos sentados solos en otras butacas. Suerte que La Billy planteó un concierto intimista que en un par de canciones hizo que se nos olvidará el contexto y vibráramos bailando en nuestras butacas.

Marcos, el cantante del grupo, repetía que era un concierto histórico que no olvidaría. Te aseguro que nosotros tampoco.

Abierto el Parque de Cábarceno…con reserva anticipada

Con la entrada en la Fase 2, también han abierto las puertas los centros culturales y turísticos, entre ellos el Parque de Cabárceno pero con las restricciones y limitaciones propias de esta etapa.

Medidas Covid-19 en Cábarceno

Lo esencial a tener en cuenta ahora es la limitación de aforo que hace que sea indispensable enviar un mail a promocion@cantur.com para reservar día para poder visitar el Parque y hacerlo con 48 horas de antelación.

Durante esta fase el Teleférico está cerrado y se han organizado tres sesiones para ver las actuaciones de las Aves Rapaces (12:00, 15:30 y 17:30 horas) y los Leones Marinos (13:00, 16:00 y 18:00 horas), tal y como sucede en verano y cumplir con los cupos de público.

Como habréis visto en las imágenes otra de las novedades en todas las instalaciones es la colocación de una línea roja de separación con las barreras y de recordatorio de mantener una distancia de dos metros entre los visitantes.

De momento en esta Fase no se pueden utilizar las mesas ni las sillas para hacer picnic, por lo que os recomendamos coger una esterilla, mesas y sillas de playa y al prao.

Hasta aquí nuestra experiencia de los primeros pasos de esa nueva realidad que han bautizado como nueva normalidad en Cantabria.

La Cantabria más instagrameable

Instagram, el escaparate turístico de Cantabria
Instagram, el escaparate turístico de Cantabria

Querido lector, si de Sevilla se canta que tiene un color especial, ¿por qué no decir que Cantabria tiene una luz que la hacen instagrameablemente irresistible?

¿Instagra….qué”?

Sí, has leído bien…instagrameable, un concepto que, en el argot de las redes sociales, se usa cada vez más para definir a un lugar o destino que reúne ciertas cualidades que harán que esa foto luzca bien (bonita) en Instagram y consiga mucho impacto en forma de likes y comentarios, ya sea por su estética, por la belleza del entorno, la composición, entre otros criterios.

En otras palabras, se puede decir que son los lugares más fotografiados por los “instagramers”.

Un escaparate ideal para mostrar los encantos

Dado su potencial, las redes sociales, e Instagram en especial, son desde hace un tiempo el escaparate ideal para mostrar al mundo los encantos de los sitios, y Cantabria no es una excepción.

No es de extrañar pues que ese aparador nos influya en la elección del destino de vacaciones, y que decidas descubrir Cantabria por las paradisiacas fotos que has visto en Instagram.

Postales de Cantabria en Instagram

Ahora no podemos viajar físicamente, pero sí que podemos hacerlo a través de las experiencias e instantes de otros viajeros o lugareños en forma de fotos y vídeos y que comparten en sus cuentas de Instagram.

Por eso en este post hemos querido reunir algunos de los lugares más instagrameables de Cantabria a modo de aparador turístico.

Los rincones de la capital

Iniciamos nuestra ruta en la capital, Santander, mostrándote nueve de los rincones más fotografiados por los instagramers, desde la Magdalena, el Centro Botín, el Camello o las nuevas letras en la Playa del Sardinero.

Santander en Instagram
Santander en Instagram

Vacaciones de sol y playa

Venir a Cantabria buscando sol y playa es una apuesta arriesgada, ya que aquí nunca sabes el tiempo que hará. Esa es su gracia y el porqué de su verdor.

Aun así, postales de playa tenemos para likear lo que quieras y más en el Sardinero, el Puntal, Langre, Los Locos en Suances o Los Tranquilos en Loredo.

Paisajes playeros de Cantabria
Paisajes playeros de Cantabria

Pueblos con encanto

Te recomendamos que reserves parte de tu estancia para escaparte a descubrir algunos pueblos con encanto que tenemos en Cantabria y que les ha valido la asignación de “Los Pueblos Más bonitos de España”, entre los que encontramos Santillana del Mar, Potes, Bárcena Mayor, Liérganes, Carmona o Mogroviejo.

Pueblos cántabros con encanto
Pueblos cántabros con encanto

Dale like a Comillas

En nuestra última entrada hablamos de Cantabria como plató natural de cine, en especial Comillas dónde se han grabado más de veinte películas y que también acapara muchos posts en Instagram dedicados al Capricho de Gaudí, el Palacio de Sobrellano o la Universidad Pontificia de Comillas.

Lo más popular de Comillas
Lo más popular de Comillas

Síguenos en Instagram

Hablando de sitios bellos e instagrameables no puedo dejar de invitaros a visitar, y seguir, la cuenta de nuestros amigos de IgersCantabria, Cantabria Turismo, y por supuesto, mi cuenta.

Si conocéis otras cuentas que crees deberíamos compartir en este post, hacérnoslas llegar en los comentarios y las pondremos encantados.

Esperamos que la magia de Cantabria en Instagram te haya cautivado y te animes a conocerla en tus próximos viajes.

Cantabria es de cine

Sala de cine con fondo de CantabriaWood
Sala de cine con fondo de CantabriaWood

Amigo lector, ¿sabías que en Cantabria se han rodado más de 100 películas desde el 1918? Pocas me parecen dada su belleza natural que la convierten en un plató ideal para contar casi cualquier historia del séptimo arte.

¿Qué pasó ese año? Fue precisamente en 1918, cuando el dramaturgo Jacinto Benavente eligió por primera vez Cantabria para rodar una película, “Los Intereses Creados” que narra la vida de dos pícaros, Leandro y Crispín, en el siglo XVII.

El visionario Benavente mostró al mundo el potencial natural de Cantabria como plató de cine, y abrió una puerta por la que luego han ido pasando cineastas de aquí (a la tierruca me refiero) y de allí, incluyendo rodajes con estrellas de HollyWood.

Comillas, está de cine

Su hay algún rincón preferido para los cineastas para rodar en suelo cántabro es, sin duda, Comillas que ha sido escenario de más de 20 películas, cuyas localizaciones más famosas podéis recorrer a través de la Ruta de Cine.

Directores como Mario Camus (“Al ponerse el sol”, “Los días del pasado”  o “El Prado de las estrellas”), vecino del pueblo, a Daniel Sánchez Arévalo (“Primos”) o Carlos Théron (“Fuga de Cerebros II”) dieron a Comillas un papel importante en sus películas, sobre todo para promocionar la ciudad y convertirla en un reclamo turístico.

Cantabria enamora aquí y allá

Otros directores cántabros como Manuel Gutiérrez Aragón (“La Vida que te Espera”), Pedro Telechea (“El Invierno de las Anjanas”) y Nacho Vigalondo (“Los cronocrímenes”) también han sucumbido a los encantos del paisaje cántabro para rodar en ellos.

Eso mismo “enamoramiento” sufrieron Karra Elejalde (“AirBag”), Imanol Uribe (“El Viaje de Carol”), Fernando Colomo (“Alegre Ma Non Troppo”), Alfonso Cortés Cavanillas (“Sordo”), Antonio Banderas (“Altamira”) y Alejandro Amenabar (“Los Otros”), entre las cintas más recordadas.

Drama, comedia, historia, acción, costumbrismo, intimismo, Cantabria casa con todo tipo de géneros y contribuye a hacer lucir aún más cualquier trama.

Algunas de las cintas rodadas en la tierruca
Algunas de las cintas rodadas en la tierruca

La última historia ambientada en nuestra verde tierra cántabra es “Diecisiete” de Daniel Sánchez Arévalo, estrenada a finales del 2019, en la que sus protagonistas pisan Carmona (Cabuérniga), Cabezón de la Sal, Valdáliga y Viérnoles (Torrelavega), tal y como nos muestra el propio director en su diario de rodaje.

¿Me dejo alguna?

Si os habéis quedado con ganas de más, la Oficina del Cine de Cantabria (Cantabria Film Comission) recoge en este enlace un listado de los realizados aquí y además una ruta de cine por las principales localizaciones de las películas.

¿Ves como no nos equivocamos al afirmar que Cantabria es de cine? Ahh, y de tele, pero eso ya os lo cuento en otra entrada, jajaja!

Aprovechar estos días que nos quedan de confinamiento para ver cine y , de paso enamorarse de los paisajes de la tierruca.

¿Cuál es tu película favorita rodada en tierras cántabras? ¿Conoces alguna que no hayamos comentado? Anímate a comentarlo en el post.

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora